Instituciones públicas y privadas, además de organismos internacionales, instaron a sumar esfuerzos para formar una red de empresas e industrias que ejecuten un plan de acción contra el trabajo infantil, forzoso y discriminado.

“La articulación de una red de empresas e industria puede contribuir en la movilización de recursos e identificación de oportunidades para la prevención y reducción del trabajo infantil”, indicó la jefa de Protección de la Niñez y Adolescencia del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Virginia Pérez.

La alianza de instituciones, entre las que se encuentra Unicef, está conformada por el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), las empresas azucareras Guabirá y Unagro, además del Gobierno Autónomo Departamental de Santa Cruz.

En ese entendido, el presidente del IBCE, Demetrio Soruco, sostuvo que esa institución apoya las iniciativas de responsabilidad social y respalda la idea de crear una red de empresas e industrias que ejecuten un plan contra el trabajo infantil.

Asimismo, el presidente del Ingenio Azucarero Guabirá S.A., Carlos Rojas, indicó que esa entidad, junto a los miembros de la Unión de Cañeros Guabirá (UCG) lograron «grandes» éxitos en temas de responsabilidad social, en beneficio de la sociedad.

“Al comenzar a trabajar en el ‘Programa Libre del Trabajo Infantil’, en 2013, se logró resultados ejemplares y nuestra experiencia traspasó fronteras (…). Como empresa, creemos que esta es la manera de actuar responsablemente», aseguró.

Con base en datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), se identificó una leve reducción de niños, niñas y adolescentes en actividades productivas (…); sin embargo, considerando los efectos de la pandemia en la economía, las poblaciones vulnerables son preocupantes, por la reducción de ingresos para las familias, indicó el Instituto Boliviano de Comercio Exterior, mediante un boletín.