-Ningún gluten fue dañado en la elaboración de este brownie-

Hay poco en la vida que sea mejor que el chocolate. Si tuviera que elegir algo dulce para comer el resto de mi vida, el chocolate definitivamente estaría incluido. Desde que descubrí el chocolate, el verdadero (ya les voy a escribir sobre como diferenciar los chocolates truchos y los verdaderos), me volví una chocoholic.

Cada que comparto una foto de chocolate en mi Instagram, todos se vuelven locos y uno tiene que darle a la gente lo que quiere, ¿no?. Así que se me ocurrió esta receta para satisfacer los ojos de todos, amigos del gluten y para aquellos que no tienen una buena relación con el, y también para satisfacer mis antojos de chocolatosos. Esto es un win-win.

  • 50 g de mantequilla sin sal
  • 170 g de chocolate 63%
  • 20 g café soluble
  • 65 g café expresso
  • 7 g de sal
  • 10 g de extracto de vainilla
  • 200 g de azúcar
  • 6 yemas
  • 6 clara
Preparación:
  • Precalentar el horno a 160C.
  • En el microondas derretir el chocolate y por separado derretir la mantequilla(*). Mezclarlos bien hasta unir.
  • En un bol, mezclar los cafés (conviene disolver el café soluble con cuando el expreso todavía está caliente, así no quedan grumos), la vainilla y la sal.
  • En la batidora con el globo, batir un poco las yemas y luego en forma de lluvia agregar la mitad del azúcar. Que queden bien montadas, espumosas y pálidas.
  • En otra batidora con el globo, montar bien las claras con el resto del azúcar; hasta que quede un merengue espumoso y firme.
  • Una vez montadas las yemas agregar el chocolate en forma de hilo. Aquí jugamos con la velocidad de la batidora, bajar un poquito cuando está cayendo el chocolate y subir cuando dejamos de agregar para que se incorpore a la preparación. Batir solo hasta que quede una mezcla homogénea.
  • Agregar una parte del merengue a la mezcla de chocolate y yemas, mezclar con una espátula y movimientos envolventes(*), seguir poco a poco. Hacerlo con cuidado para no quitar el aire de la preparación.
  • Preparar un aro o molde desmontable rociado con un poco de aceite. Verter la preparación sobre él y hornear por 35 minutos. Es posible que al momento de salir del horno no parezca totalmente cocido y tenga apariencia de flan, es totalmente normal.
  • Dejar enfriar a temperatura ambiente y luego llevar a la heladera por lo menos 6 horas.
  • Al momento de servir lo podes calentar un poquito y acompañado con helado queda deliiiiii.

Pd. Si no tenes dos batidoras, podés hacer primero el merengue y luego montar las yemas. Cuando las tengás las dos listas, le das una buena batida a las claras con un batidor de mano.

#tips:

  • La mantequilla y el chocolate siempre se derriten por separado. Tienen distinta temperatura de fusión: la totalidad de la manteca de cacao del chocolate se funde partir de los 45C y la mantequilla a partir de los 27C. Si la mantequilla se lleva a una temperatura muy elevada se clarifica, es decir se separa los sólidos lácteos, el agua y la grasa.
  • Cuando veás “movimiento envolvente” significa que hay dos elementos que tenés que integrar, pero uno o ambos contienen aire. Es decir, hay que hacerlo suavemente para que no se baje el volumen de la preparación. En este caso, con una espátula y con movimientos circulares leves, de abajo hacia arriba. Ejemplo, siempre que incorporas claras batidas, debe ser de manera envolvente.