El ministro de Salud, Edgar Pozo, informó este sábado que se emitirá una norma para reducir el tiempo de exposición de personas en eventos culturales y centros públicos, además de que se prohibirá que los choferes del transporte público trabajen sin barbijo y con voceadores, con la finalidad de frenar los contagios del COVID-19.

«A través de un instrumento legal se va a reducir las horas de desarrollo de actividades culturales, deportivas, religiosas, etc., reducir el tiempo de exposición al virus (..). Esto mismo se aplicará en los centros comerciales, los restaurantes, con las tiendas de belleza, peluquerías, donde hay muchísima contaminación en las peluquerías», dijo en conferencia de prensa.

La norma tendrá capacidad coercitiva, agregó, como parte de una posición gubernamental.

En el caso del transporte público, Pozo detalló que se prohibirá que los choferes del transporte público, sobre todo en las ciudades capitales, trabajen sin barbijo, porque dejaron de cumplir todas las disposiciones de bioseguridad establecidas desde el inicio de la pandemia del COVID-19.

«Segundo se prohíben los voceadores, esos que van gritando en la ventana exponiéndose al viento, al frío, a la contaminación de noche y de día», sostuvo.

El titular de Salud manifestó que se exigirá también a los conductores de los vehículos públicos que repongan el distanciamiento social con pasajeros sentados de manera intercalada porque «no lo están cumpliendo».