En medio de una época tan avanzada en medios digitales, de los 342 municipios de Bolivia, tan solo 178 utilizan el sistema RUAT, un sistema que existe desde 1997 y que permite a los ciudadanos pagar sus tributos municipales de forma rápida, sencilla y además consultar los datos, deudas, multas, gravámenes o hipotecas de bienes inmuebles, vehículos o Licencias de Funcionamiento desde la comodidad de su domicilio en una computadora, es en efecto una herramienta esencial en los días de hoy, que debería estar disponible por igual para todos los bolivianos, ¿qué pasa con los municipios que aún no la utilizan?

No podemos obligar a que lo utilicen, porque cada municipio tiene autonomía sobre su gestión, pero en los 29 años de su existencia deberíamos averiguar por qué el 48% de los municipios en Bolivia aún no la utilizan, ¿carecen de las herramientas necesarias?, ¿no tienen computadoras?, ¿no tienen Internet? Parece absurdo, porque son cosas básicas, elementales y necesarias en la vida de cualquier persona.

Acaso no sería este el momento de revisar dichas falencias y de dar prioridad a los beneficios de la era digital, en vez de estar buscando alternativas extravagantes. ¿No sería mejor dar un paso al costado e implementar las herramientas que tenemos a mano para que funcionen mejor?