Este feriado correspondió al centro de salud Lazareto (ayer fue en el San Carlos), -uno de los 20 que realizan este servicio gratuito a la población-, donde se realizó el diagnóstico y la respectiva prueba de antígeno nasal para detectar la presencia o no del virus del Covid-19, todo ello gracias al sacrificio del personal de salud, que no está de baja por la enfermedad. Para ello se habilitó una cabina en la cual quien toma la muestra está con la indumentaria especial de bioseguridad y no tiene contacto directo con el paciente.

El director del Sedes de la Gobernación, Marcelo Ríos, aprovechó la oportunidad para lamentar por el problema que se tiene por la baja de recursos humanos que no se puede reponer a raíz de una normativa del Gobierno nacional que impide la contratación del personal de salud requerido, en este sentido, ante algunos reclamos de la ciudadanía, la autoridad dejó en claro que este servicio no es para todos solamente por libre decisión, sino que previamente se debe hacer una consulta para que el médico defina si se es sospechoso de coronavirus; si presenta características de síntomas, entonces se le da una ficha epidemiológica para la respectiva toma de muestra.

Comparó que a diferencia de otros países donde las pruebas son masivas, aquí solo han otorgado 200.000 pruebas para una ciudad de más de 2 millones de habitantes.

También explicó que el sistema público no es para darle certificados de negatividad para quienes vayan a viajar, y si es para cuestiones laborales, le corresponde a la seguridad social. “Si van a viajar, tiene que ser parte de sus presupuestos la toma de muestra”, agregó.