Los enfermos crónicos sufren el mayor impacto por decesos y complicaciones resultantes de la pandemia de covid-19, dijo a Efe Eduardo Arce Parellada, directivo regional de la farmacéutica Sanofi, al advertir sobre la necesidad urgente de vacunar a ese grupo poblacional.

«Vacunar a los pacientes con enfermedades crónicas lo antes posible es prioritario; por eso la priorización por edad y por condición que se ha hecho en la región es fundamental para evitar, además, que los sistemas de salud colapsen», explicó el experto español.

Arce Parellada es gerente general de General Medicines de Sanofi en COPAC -Colombia, Ecuador, Perú, Venezuela, Bolivia Centroamérica y el Caribe-, y participó esta semana desde Bogotá en un programa de formación en Periodismo Científico.

Datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que América, el continente más afectado por la pandemia, registra ya más de 67,4 millones de contagiados y 1,65 millones de muertes. De estos, 32,8 millones de infectados y un millón de fallecidos corresponden a Latinoamérica.

«Muchos de esos pacientes son crónicos y están colapsando los sistemas de salud incrementando los costos al sistema y con un riesgo enorme de mortalidad», añadió.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) ha subrayado que las personas con diabetes tienen el doble de probabilidades de tener una enfermedad grave o morir por covid, y el 28 % de los pacientes con cáncer que se contagiaron con covid-19 murieron, en comparación con el 2 % de los pacientes en general.

A ello se suma, detalla Arce Parellada, que las medidas de quedarse en casa, las interrupciones en la prestación de servicios de salud, así como el temor contagiarse al asistir a los centros de atención han dado lugar a una reducción de las visitas médicas y retrasos en los tratamientos.

En ese sentido, agregó que Sanofi ha trabajado en dos aspectos puntuales para reducir el impacto para los diabéticos en la región: apoyar la entrega de insulinas en las casas de los pacientes y el impulso de la telemedicina.

«Vemos que el camino está en las soluciones digitales y la integración de servicios porque si algo nos ha dejado la pandemia de enseñanza es que los enfermos crónicos han sido los más afectados por la covid. Del 30 al 40 % de los muertos en Colombia por covid-19 eran diabéticos, por ejemplo», añadió.

Señaló finalmente que es fundamental mejorar el diagnóstico, manejar mucho mejor la atención y construir alianzas con medios y Gobiernos, con el fin de «concienciar a la gente sobre la importancia de los hábitos saludables y de ser puntuales en los tratamientos».

Según la OPS, en América el número de personas con diabetes se ha triplicado desde 1980, con unos 80 millones de casos (62 millones de ellos con la tipo 2, que es prevenible) y una cifra de muertes que rondó las 305.000 en 2014, lo que la convierte en una de las causas principales de fallecimiento en la región.

En abril pasado fue presentado el nuevo Pacto Mundial contra la Diabetes lanzado por la OMS, con el cual se busca impulsar los esfuerzos globales en la prevención y brindar tratamiento a todos los que lo necesitan justo al cumplirse cien años del descubrimiento de la insulina.