La guardia municipal, brigadas médicas y la policía departamental intensifican operativos de control en los mercados, la terminal bimodal y el transporte público para que la población cumpla con las medidas de bioseguridad, ante los casos COVID-19 en la ciudad de Santa Cruz.

Una ley municipal establece el uso obligatorio del barbijo, el distanciamiento social y el lavado de manos. Los infractores sufrirán multas y sanciones administrativas de trabajo comunitario.

Las brigadas médicas entregaron tabletas de Ivermectina a los vendedores de los mercados populares y centros de abastecimiento de barrios de la periferie, como una medida preventiva contra el coronavirus.

Asimismo, la alcaldesa interina Angélica Sosa, a través de un reporte de prensa, informó que se entregó 3.000 contratos para profesionales y personal de salud, cuya vigencia es del 1 de enero hasta el 31 de diciembre de 2021 para atender la emergencia por la segunda ola del virus. La municipalidad tiene a su cargo cinco hospitales de segundo nivel y 65 centros médicos de primer nivel.