La Policía aprehendió a tres personas que fueron sorprendidas vendiendo resultados de pruebas negativas de antígeno nasal a familiares de reos que pretendían ingresar al penal de Palmasola en Santa Cruz.

Según el reporte de Bolivia TV desde la capital cruceña, tras conocer la denuncia, los efectivos policiales realizaron un operativo de rastrillaje logrando interceptar una vagoneta ploma con placa de control Nº 398 ICI, en la cual se encontraban dos mujeres y un hombre.

Tras realizar la revisión del vehículo, debajo de uno de los asientos se encontró un cuaderno con cinco pruebas negativas de COVID-19, que eran ofrecidas a Bs 30, para de esta forma burlar el control policial.

Desde enero, por determinación de la Dirección Departamental de Régimen Penitenciario, se exige a los visitantes al centro de reclusión las pruebas negativas de COVID-19.

Las tres personas aprehendidas fueron acusadas por los delitos de falsedad material y atentado contra la salud pública, y fueron trasladadas a celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen, donde aguardan su audiencia de medidas cautelares.