Una «cortina de abrazos» fue instalada en una casa de retiro la ciudad brasileña de Sao Paulo para permitir a los ancianos abrazar a sus seres queridos a través de una protección plástica, a pesar de la pandemia de covid-19.