Una donación de España de 90 monitores de signos vitales multiparamétricos, material de bioseguridad junto a otros enseres médicos fue entregada este martes al Gobierno boliviano para la lucha contra la covid-19.

La presentación de la dotación se efectuó en el aeropuerto de Viru Viru en la ciudad de Santa Cruz, tras una gestión hecha por la ONG «Solidaridad Médica España» y el consulado español en Bolivia, y su distribución está a cargo del Ministerio de Salud boliviano.

«Estos equipos son muy necesarios para la contención del covid-19», mencionó el ministro de Salud, Jeyson Auza, que se comprometió a «agilizar los procesos administrativos» para que estos equipos estén en los centros médicos de los nueve departamentos del país tomando por prioridad el de Beni.

Justamente, la situación en este departamento sirvió para que el fundador de la ONG «Solidaridad Médica España», José Rivera, inicie las gestiones para contar con equipos ya que en varias comunidades de esa región amazónica «no hay absolutamente nada».

«La gente se está muriendo y no tienen monitores» explicó Rivera al ministro boliviano para pedirle que cuanto antes «estén en los hospitales».

Esta donación española se suma a la que hace algunos días realizó China con la entrega de catorce respiradores, unas 53.000 pruebas rápidas PCR para la detección de pacientes contagiados con el nuevo coronavirus y 12.000 trajes de bioseguridad.

A fines de enero, Estados Unidos entregó la dotación final de respiradores en el departamento de Potosí, en el suroeste del país, en el marco de un programa que se ejecuta desde el año pasado y con la finalidad de destinar 4,8 millones de dólares para la lucha contra la covid-19 en Bolivia.

Aparte de la donación de respiradores, ese aporte ha consistido en la dotación de oxígeno medicinal para pacientes de los hospitales públicos y la mejora de acceso a atención médica para grupos vulnerables como madres gestantes y recién nacidos.

Bolivia atraviesa el segundo pico de contagios del coronavirus SARS-CoV-2 desde fines del año pasado con reportes diarios que han llegado a superar los 2.800 casos y alrededor de 50 fallecidos por jornada hace más de una semana.

El Gobierno del país ha centrado su plan de lucha contra la enfermedad en la aplicación de pruebas masivas, la inmunización que se ha comenzado a aplicar con la llegada de las primeras 20.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V y la coordinación con los Gobiernos subnacionales.

Desde marzo del año pasado se han reportado 10.439 decesos por la covid-19 y 218.299 casos confirmados del SARS-CoV-2.