Los mensajes emitidos desde su cuenta en Twitter (@oscarurenda) revelan que el secretario de Salud de la Gobernación de Santa Cruz, Óscar Urenda, no dejó el frente de batalla contra el COVID-19, incluso cuando estuvo hospitalizado.

«Avalancha de casos en la ciudad de Santa Cruz», escribió el 3 de junio con notable preocupación el médico cruceño, quien falleció la madrugada de este viernes luego de dos meses de lucha contra el «enemigo invisible».

«Seguimos en la pelea por recuperarnos. Gracias por el cariño de la gente». Ese fue su último mensaje el 4 de junio, tres días después de que fuera internado en la clínica Fioanini luego de que el virus volviera a manifestarse en su organismo.

Urenda lideró en primera línea la lucha contra la pandemia en Santa Cruz. El 9 de mayo confirmó que tenía la enfermedad y tras ser dado de alta, el 23 de mayo, retornó a sus funciones porque en ese momento los casos comenzaban a subir.

De hecho, Urenda viajó a Trinidad para organizar un plan de contención ante la gravedad de la emergencia sanitaria que golpeó al Beni. El 1 de junio volvió a dar positivo y el 6 de junio tuvo que ser intubado

Padre de seis hijos y abuelo de 12 nietos, estuvo en la línea de combate contra el virus hasta el último día de su vida. «Te amo vida mía, te espero con toda el alma y el corazón» publicó en su muro de Facebook, su esposa Darling Flores, el 7 de julio.

El médico de 72 años no pudo volver a casa.

Fuente: ABI