Luego de lograr una posición importante dentro de la comunidad de la belleza, una progresión natural en el modelo de negocio de muchos youtubers e influencers es el de colaborar con una marca lanzando un producto con su nombre. Por ejemplo, las paletas de James Charles y Jaclyn Hill con Morphe caen en esta categoría de negocio. En esta manera, el influencer participa en la creación del producto, colores y nombre mas no tiene control sobre el proceso de fabricación y sobre la calidad final del producto. Puede que reciba un pago global por su colaboración y adicionalmente, en algunos casos, un pago porcentual por cantidades vendidas.

Un paso más allá es el lanzar al mercado una marca propia. Ejemplos de estas marcas son la de Jeffree Star, Tati Westbrook y Jaclyn Hill entre otras. Cada una con distinta oferta de productos, distintos grados de éxito y una que otra polémica. Es interesante notar que estas marcas al estar lideradas por personas que han hecho una carrera “criticando” lo que funciona y lo que no, tienen una presión extra de sacar al mercado productos acordes a las altas exigencias de su imagen y la audiencia expectante. La gran mayoría logra el elusivo equilibrio entre calidad, desempeño y precio.

Otras celebridades que, en el último tiempo, han saltado al vagón de las marcas de cosméticos propias pero que, podríamos decir, vienen de otro tipo de fama son Rihanna, Jessica Alba, Drew Barrymore, Kylie Jenner y recientemente Selena Gomez, entre otras. Muchos atribuyen estas incursiones de negocios a la visibilidad y la plataforma que aportan las redes sociales a la persona pública de estas celebridades, sumado a la práctica común de invertir en algún negocio aparte (como licores, café o líneas de ropa), y por supuesto al crecimiento de este sector con las oportunidades que conllevan.

La mayoría de las marcas propias de celebridades y personalidades de internet se encuentran en un rango de precio entre lo llamado “de farmacia” y un rango medio sin llegar a los precios de las marcas de lujo.

El maquillaje y el cuidado de la piel son ciertamente mercados que seguirán vigentes y probablemente en alza en los próximos años. Será interesante ver la interacción de estas marcas ligadas a una persona con otras multinacionales y compañías que sólo son un nombre. ¿Qué tan ligado estará el éxito de una marca a la persona que la lidera? Habrá que esperar y ver.