La industria de la belleza es un tema con muchas facetas y ramificaciones. Hoy vamos a comentar y analizar un poco sobre la simbiosis que tiene con la plataforma de YouTube, más específicamente con los influencers de este sector de la Internet.

Hace poco más de una década empezaron a aparecer en YouTube canales sobre cosméticos, tutoriales y reseñas de productos. Fanáticos del maquillaje se sentaron en sus casas, prendieron las cámaras y empezaron este fenómeno. El contenido relacionado a la belleza es muy popular, acumulando de acuerdo a Statista, en 169 billones de vistas en videos de este tipo en el año 2018.

Los influencers de YouTube pueden llegar a tener millones de seguidores gracias a una combinación de personalidad, carisma, habilidades técnicas tanto con el maquillaje como con la filmación y edición, calidad de contenido y sobre todo la conexión que llegue a tener con su audiencia. Pueden llegar a ganar millones de dólares al año entre vistas de sus videos, contenido esponsorado, colaboraciones con marcas e incluso con la creación de su propia marca. Por ejemplo, la Blogger mexicana Yuya es la más seguida en la plataforma con 24,6 millones en su canal de YouTube. Lanzó su marca de cosméticos en 2017 y la ha ido expandiendo hasta tener esmaltes, labiales, paletas y cremas, entre otros productos. Como ella, varios otros llamados ‘gurús de belleza’ que empezaron haciendo reseñas y tutoriales, hoy tienen sus propias líneas y una gran fortuna monetaria.

Dentro de la plataforma existen diversos nichos para los vloggers/influencers/gurús de la belleza que se han ido creando de forma orgánica. Existen los canales de reseñas, tutoriales, comentario e incluso canales de drama. Estos últimos son la versión de los tabloides de la “vida real” ya que cubren las peleas, los errores, los malos lanzamientos de productos y los etceteras de los que ha venido a convertirse en un nuevo tipo de “celebridad”.

¿Todo esto, qué tiene que ver con la industria de la belleza?

Las marcas de cosméticos ya no pueden apoyarse solamente en la publicidad tradicional como vallas, spots televisivos y artes en revistas. Ahora deben llegar a los influencers de YouTube ya sea enviándoles, mediante sus listas de Relaciones Públicas, sus más recientes lanzamientos o teniendo algún tipo de contrato con ellos. Estos influencers con una vasta audiencia que confía en sus recomendaciones son una gran oportunidad de llegar al mercado y posicionar su producto. Si a un youtuber le gusta tu producto y lo recomienda, es muy probable que un buen porcentaje de su audiencia lo compre.